Archives

  • 2018-07
  • 2018-10
  • 2018-11
  • 2019-04
  • 2019-05
  • 2019-06
  • 2019-07
  • 2019-08
  • 2019-09
  • 2019-10
  • 2019-11
  • 2019-12
  • 2020-01
  • 2020-02
  • 2020-03
  • MK-2206 China no puede ser un ejemplo

    2018-10-26

    China no puede ser un ejemplo de crecimiento para alc por los altos niveles de explotación y las condiciones bajo las que es sometida el promedio de la fuerza de trabajo. Empresas nacionales y trasnacionales cuentan con un escenario inmejorable dentro del territorio chino en materia laboral para asegurar altas tasas de rentabilidad. Ello sin contar la devastación ambiental que están sufriendo MK-2206 lo largo y ancho de su territorio y que repercute negativamente en lo social y lo ecológico. Aquellos pasajes que describen K. Marx y F. Engels en El Capital, sobre la clase obrera y la forma en que es sometida y explotada en las fábricas y centros urbanos de la Europa del siglo xviii y xix pareciera se plasman a la perfección en la China del siglo xxi. Las asociaciones DanWatch y China Labor Watch en el año 2013 elaboro el trabajo “Electrónica low cost: Estudio de las condiciones laborales de cuatro proveedores de Dell en China”. En esta obra se analizan los mecanismos de explotación de la fuerza de trabajo china en cuatro de las fábricas Mingshuo (Jiangsu), Hipro Electronics, msi y Taida (Guangdong) que son proveedoras de la empresa de productos electrónicos de la firma estadounidense Dell. China al igual que cualquier otro país capitalista está experimentando por un lado una brecha creciente entre el ingreso urbano y rural y, especialmente el incremento de la concentración de la riqueza. En la gráfica 2 se observa como el coeficiente de Gini paso de 0.345 en 1990 a 0.470 en 2010, pese a ello en una lógica Kusnetsiana el gobierno argumenta, que esto es natural y sólo se trata de una transición hacia el desarrollo tal y como lo experimentaron las grandes potencias mundiales, donde al principio se observan tasas de crecimiento y concentración del ingreso altas y posteriormente se pasara a un MK-2206 escenario de crecimiento sostenido con una mejor distribución de la riqueza entre la sociedad. La pregunta debería ser qué ha hecho alc y México para que no crezca y mejore su bienestar económico y social, más aun en un contexto donde las restricciones ambientales comienzan a ser cada vez más adversas.
    La postura ideológica neoliberal estableció que el crecimiento ya no podía tener como asiento la inversión e injerencia del Estado, ello abrió las puertas a Cytoplasmic inheritance la inversión privada nacional y extranjera para posicionarse donde le resultara más redituable y también marcó la pauta para que el crecimiento (al menos en el discurso) estuviera basado en el comercio exterior. Desde entonces prácticamente casi todos los países de alc apegados a este designio mundial han apostado sus activos naturales y sociales para responder a la demanda internacional. Los territorios nacionales por su parte se han súper especializado y subordinado para cumplir con compromisos suscritos entre los gobiernos centrales y las empresas nacionales y transnacionales. Bajo este escenario se insiste en que China y la economía mundial es la panacea para encausar el crecimiento en las economías latinoamericanas sin embargo, el discurso oficial evade discutir las condiciones estructurales bajo las que actualmente se encuentra alc y son en sí su principal obstáculo. Los sectores empresariales, académicos, políticos y sociales más optimistas ven en China la oportunidad para subirse al “tren de la prosperidad” sin dimensionar y cuestionar hasta donde es viable no sólo económica sino también social y ambientalmente. No existen indicios para suponer que China en el corto y mediano plazo impulse el crecimiento económico integral que requiere alc. Lo que si se observa es que sólo los sectores y ramas exportadores así como los importadores de productos de demanda final al mayoreo y menudeo son los que están teniendo mayores beneficios. La expectativa de penetrar de manera masiva al mercado chino con productos de demanda final tampoco se observa que en el corto plazo se puedan concretar. Es complicado aún para las grandes empresas transnacionales posicionarse, no sólo por las restricciones institucionales y condicionamientos que imponen las autoridades chinas. Sino también porque el propio mercado interno está en un proceso de consolidación hacia la occidentalización y que el propio gobierno trata de impulsar. Es decir, en este momento la población promedio china posee uno de los niveles de ahorro más alto a nivel mundial (25 a 30%) pero no practica el crédito consuntivo tal y como se puede observar en occidente; ambos, factores limitan que el consumo doméstico no sea como sucede en otras economías americanas o europeas.